Friday, August 01, 2014

Hasta mañana, sin ti.


Despierta, despierta, despierta… 
a eso traduce aquel sonido de "marimba"
que sale del teléfono móvil aunque esté en silencio,
A la hora en el que el tiempo se petrifica.

En no más de 3 repeticiones él lo apaga, 
con sutileza, no con la usual golpiza en la tele, 
que de ser real lo que pretenden,
Obligarían a el reemplazo de paredes y puertas. 

Se levanta, con trabajo, 
le cuesta tanto como si estuviese aún anestesiado 
tras una operación mayor, de pecho abierto y ajado,
Para una limpieza en sentido no figurado.

Realmente no importa; al menos no tanto, 
lo que se lleva por delante antes de llegar a la ducha 
y lo que se le atraviesa luego de alivianar las culpas.
Uno, dos, tres, cuatro dias de trabajo,

hasta el límite de las oportunidades que se le pueda dar 
van aquellos pantalones dando mil vueltas, 
de ver el mundo de manera estrecha o suelta, 
sin manchas o con algunas pretensiones por disimular,

en los bordes en los que los dedos pasan 
luego de que, por error, acariciaran partes de su cara; 
y cuando llega al límite de aparentar no poder dar otro día más, 
el chance se atraviesa nuevamente con la frente alta,

y la culpa se hace meritoria de si misma; 
como dijimos hace un par de estrofas,
De letras que terminaran en mentes olvidadizas:
realmente no importa. 

Luego el drama se vuelve calma 
y lo necesario una leucemia de prisas 
que poco a poco van debilitando su necesidad de llegar a su destino, 
porque llega sin saber bien el camino.

Él llega, siempre tan tarde como temprano pueda; 
a la hora racionalmente pertinente. 
No necesita ni más ni menos, al menos en su mente,
Para justificar una presciencia tras las puertas.  

Y así el día pasa, 
sin disgustos ni tensiones 
que logren sacrificar tranquilidad por seguridad,
y puedan afectar las buenas impresiones.

Una risa por acá, una risa por allá… 
las horas pasan sin pasar,
y su mente va contando cada segundo,
como si fuese una computadora programada:

programación sobre propósito que gana verdad sobre realidad 
y al final engaña dando la ilusión de una existencia 
que vale la pena por ser programada,
y funciona... Funciona cual soldado de guerra mundial,

desde la hora en que encaja la mirada en la pantalla,
hasta llegar a los pocos rayos naranjas,
que llaman a la oscuridad de la noche,
Que a voluntad viene atrasada. 

Y él, sin perder de vista la luz más brillante,
en la oscura noche ensordecedora,
llega nuevamente a su cueva devastadora,
donde espera a la esperanza de poder hablarle.

hablarte. y decirle... decirte,
como el llanto le hace llorar, 
como el dolor le hace mirar hacia adelante,
y hacia atrás, 

como un placer sin nombre,
porque de repente amar no se vuelve un sacrificio,
más una memoria de lo que pasará sin gentilicio.
Y si por lo menos pudiese hablarte, hablarle... 

amarte con la voz a distancia,
antes de dormir... 
no pensemos en morir,
pero joder.. dormiré, hasta mañana, sin ti.

[…]

Sunday, April 27, 2014

 la noche entrometida trae la oscuridad,
A hacer que mis iris se esfuercen,
Para ver lo innecesario que somos.
Que somos innecesarios he dicho.
Que lo somos.

Tuesday, December 31, 2013

El primero de enero.

El primero de enero, tararí,
será tan gris como un jueves cualquiera,
sín Drácula escalando el Pirulí,
ni marcianos cruzando la frontera.

Más de lo mismo bajo el cielo añil,
Cronos en su fugaz trono vacío,
la anoréxica luna giligil
no exportará vacunas contra el frío.

Llenaré otro galpón municipal
y esperaré el diluvio universal
viendo crecer el bosque por la acera.

El primero de enero (del dos mil),
aunque siga muriéndome por ti,
me iré con la primera que me quiera.

- Joaquin Sabina.

Saturday, December 14, 2013

Como sea y lo que sea.

No debe ser así. Nunca podrás recobrar el interés en las cosas que te conmovían, y si lo dejas entonces te encontrarás en un abismo de incertidumbre que te dolerá a morir, hasta volver a reencontrarte con las cosas que te conmovían. ¿Si me entiendes? Por eso te digo, no debe de ser así. 
No puede ser así. Lucha, no abandones... Sufre, no llores. Por que solo los perdedores abandonan y lloran. Los que luchan y sufren siempre terminan con un triunfo digno de memoria. Por eso te digo, no debe de ser así. 
No puede ser así. Ven devuelta y ¡levántate! Levanta la mirada, ¡oh! Hijo de la estrella Sol, que te hace falta luz en esos ojos...- Dijo.
A lo que yo respondí ¿De qué hablas? Y de repente un silencio incómodo inundó aquellos oscuros metros cuadrados.

Wednesday, December 11, 2013

Un poeta que no escribe.

Soy un poeta que no escribe,
con tinta que se evapora con sólo suspirar,
un corazón lleno de amor que no sabe amar,
y unos tales recuerdos pendientes de que los olvide.

Soy un poeta que no escribe,
que en inoportunos intentos la inspiración se le cuela,
con una copa de risa a la roca para que no duela,
y aquel humo que entorpece las narices.

Soy un poeta que no escribe,
que por el suelo arrastra sus mentiras,
para que al día siguiente se sientan resentidas,
y lo chantajeen ante la indiferencia que lo persigue.

Soy un poeta que no escribe,
que  seca su garganta con su saliva,
y el polvo que escupe lo petrifica,
en unas letras que no son poesía y nadie las recibe.